Selección de Leyes

¿Cómo se seleccionan las leyes de relevancia ambiental?

Ver Informe Metodológico

La identificación y selección considera dos etapas complementarias; una primera etapa de exploración, que permite, sobre la base de un filtro o criterio orgánico o institucional, detectar o descartar en forma directa el carácter ambiental de un proyecto de ley, sea que haya sido iniciado por mensaje o vía moción. En caso que este criterio orgánico no permita tomar una decisión, la segunda etapa de análisis, en base a un conjunto de variables agrupadas como “atributos de la norma” y “ámbito de aplicación”, permite realizar un análisis más profundo del objeto normativo.

1. Etapa de exploración

En la etapa de exploración se delimita, en forma preliminar, el carácter ambiental de una iniciativa, en base a un filtro o criterio orgánico, el que para su aplicación se debe distinguir el origen del proyecto. Si la iniciativa legislativa es un mensaje se revisa si fue suscrito por el MMA, o en su defecto, si existió pronunciamiento del CMS respecto del proyecto.  Si existe cualquiera de los dos elementos  la norma se considera ambiental.

Si la iniciativa no fue suscrita por el MMA o no existió pronunciamiento del CMS se analiza si fue suscrita por un “Ministerio no relacionado”, esto es, una Secretaría de Estado que nunca podría dictar normativa de relevancia ambiental (Ministerio Secretaría General de la Presidencia, Ministerio Secretaría General de Gobierno, Ministerio del Trabajo y Previsión Social). Es este caso el criterio orgánico actúa como un filtro mixto, que permite concluir tanto la incorporación, como la exclusión de un proyecto de ley, en función de su tramitación prelegislativa.

En cuanto a las mociones, el criterio orgánico consiste en la asignación del proyecto a la respectiva Comisión con competencia en materias ambientales, sea en el Senado (Comisión de Medio Ambiente y Bienes Nacionales) o en la Cámara de Diputados (Comisión de Recursos Naturales, Bienes Nacionales y Medio Ambiente). Considerando que ambas comisiones cuentan con competencia en materias de bienes nacionales, se revisa si el título incluye materias relacionadas con bienes nacionales, de no ser así se considera que el proyecto tiene carácter de normativa ambiental.

Si el proyecto no cumple con las características nombradas para a la segunda etapa de examen, se debe profundizar en el  análisis de la iniciativa.

2. Etapa de análisis

En esta etapa se examinan un conjunto de variables existentes en el proyecto, que integradas sirven como indicadores del carácter ambiental de la norma. Estas variables se reúnen en dos dimensiones:

1. Atributos de la norma
dimensión que cuenta con dos variables, Análisis de léxico y Organismo ambiental mencionado, y 

2. Ámbito de aplicación de la norma

Una norma será considerada ambiental cuando estén presentes, al menos un elemento de cada una de las variables de cada dimensión, y será probablemente medioambiental cuando esté presente un elemento de la dimensión Ámbito de aplicación de la norma y un elemento de una de las variables de la dimensión Atributos de la norma.


2.1. Atributos de la norma

Se considera en primer lugar, la variable “Léxico”, en la cual se verifica la existencia de palabras contenidas en un listado de "palabras claves por ministerio relacionado". Por ejemplo; del Ministerio de Obras Públicas, algunas palabras claves son: Acopio, Agua, Almacenar, Bodega, Desagüe, Desastre, Desecho, Embalse, Extracción, Extraer, Hídrico, Lacustre, Lago, Laguna, Ribera, Residual, Residuos, Riles, Río, Salubridad, Sustentabilidad, Sustentable, Vertiente.

En segundo lugar, se revisa la mención en la norma de algún organismo que integra la institucionalidad ambiental, esto es, el Ministerio de Medio Ambiente, el Servicio de Evaluación Ambiental, la Superintendencia de Medio Ambiente, los Tribunales Ambientales, o bien, el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad. En caso afirmativo se determina el tipo de competencia asignada al organismo ambiental en la propuesta en revisión, si es de regulación, consulta o participación en instancias colegiadas.


2.2. Ámbito de aplicación de la norma

Para seleccionar una norma ambiental, se somete a análisis si la iniciativa regula o norma algunos de los siguientes componentes o factores:

a. Agua
  • Continentales
  • Marítimas     
b. Aire
  • Contaminación del aire
  • Capa de Ozono
c. Manejo de recursos naturales
  • Pesca y Acuicultura
  • Silvicultura
  • Agricultura
  • Minería

d. Biodiversidad

e. Suelo
f. Paisaje y territorio

g. Residuos y sustancias peligrosas

h. Contaminación electromagnética, ruido y lumínica

i. Cambio Climático

j. Energía

k. Institucionalidad ambiental

l. Gestión ambiental

¿Cómo se clasifican las leyes de relevancia ambiental?

La clasificación de leyes de relevancia ambiental da cuenta del grado ambiental contenido en los proyectos de ley, entendiendo esto como en qué porcentaje el proyecto de ley pretende normar aspectos medioambientales. El grado ambiental, toma tres valores correspondientes a las siguientes categorías: Ley Ambiental (LA), Ley Parcialmente Ambiental (LPA) y, finalmente Ley No Ambiental (LNA), dependiendo del objetivo principal de la norma y la existencia de objetivos secundarios.

Se clasifica un proyecto de ley como “Ley Ambiental”, siempre que el objetivo principal de la norma tenga relación con regular, identificar, sancionar o proteger alguna materia directamente ambiental.

Las Leyes Parcialmente Ambientales (LPA), son aquellas que aunque su objetivo principal no tiene relación con “componentes o factores” ambientales, contienen al menos un artículo completo dedicado a la regulación, sanción o promoción de algún componente ambiental, o bien, otorga facultades de regulador y/o de consulta a algún organismo ambiental.

Por último, las Leyes No Ambientales, serán aquellas que no cuenten con objetivos, ni articulados medioambientales; y en el caso de presentar algún elemento relacionado con “componentes o factores” ambientales, o referencias a algún organismo ambiental en carácter de regulador o de consulta, estas referencias deben abarcar menos de un articulo completo dentro del texto normativo.